Estufas de pellets y de madera
DescuentosDe.com

Estufas de pellets y de madera

Estufas de pellets y de madera

¡Como me gustan las chimeneas! El calor de las brasas en invierno, el crepitar del fuego, ese baile que se traen las llamas casi hipnótico. ¿A ti no te gustan? La verdad, no conozco a nadie que no le gustaría tener una casita con chimenea… En esta ocasión no te vamos a hablar de chimeneas, pero sí de una guía completa para ayudarte a elegir tu estufa ideal. Con nuestra guía de compras sabrás exactamente lo que se adapta a tu casa y tus necesidades. Además, te dejamos una lista con ofertas y estufas a bajo precio para que estés un paso más cerca de tu sueño.

Ahorra gracias a tu nueva estufa

Aceite, gas, electricidad. A todos nos asustan esas palabras y la factura que las acompaña. Por eso, año a año las estufas de pellets o de madera se vuelven más populares. Quienes las usan aseguran que han reducido los costes de calefacción casi a la mitad.

Desde hace unos años, los estándares de funcionamiento de las estufas de madera se han endurecido. Ahora son menos contaminantes. Así que, además de reducir tu factura, tanto las estufas de madera como las de pellets son mucho más sostenibles que antes.

Tipos de estufas

Podemos diferenciar tres grandes tipos de estufas. Cada una se ajusta mejor a unas necesidades u otras.

De pellets

Este tipo de estufas queman pellets hechos de las partes de la madera que no se aprovechan, como el serrín. Muchos modelos vienen con características muy modernas que facilitan su uso. Por ejemplo, control de temperatura o autoencendido. Tendrás todo el calor de una chimenea, pero respetando el medio ambiente. Eso sí, estas estufas necesitan estar enchufadas a la corriente. Algunos modelos vienen con una batería de repuesto por si se va la luz. Marcas importantes en este tipo de estufa son las de Bronpi:

Estufa de leña o de madera

De madera

Las estufas de madera son más simples e intuitivas que las de pellets, con menos partes electrónicas. No necesitas enchufarla para que funcione y es más sencillo preparar el combustible. Solo tienes que cortar la madera y esperar a que seque para que arda sin problemas. O también puedes comprarla.


De varios combustibles, las policombustibles

Las estufas a las que llamamos policombustibles admiten desde cáscaras de almendra a orujo o huesos de melocotón pasando por pellets de maíz, las propias cáscaras del maíz, huesos de cereza o semillas de girasol. El precio de los combustibles puede variar según la estación, la oferta y la demanda. Así que, tener una de estas estufas nos permite, y esta es su gran ventaja, elegir el combustible más barato en cada momento.

Qué combustible elegir

Si vives cerca de una fuente constante de pellets o tienes espacio para almacenar bolsas y bolsas para aprovechar las ofertas, puede ser la opción para ti. Ten en cuenta que la calidad de los pellets cambia muchísimo de una marca a otra, así que tendrás que armarte de paciencia e ir probando hasta dar con el pellet ideal.

La madera puede ser una buena opción si vives cerca de una fuente sostenible y tienes o bien dinero para comprarla, o tiempo para invertir cortándola. Además, tendrás que guardar la madera durante unos 6 meses hasta que esté lista para usarse. Este tiempo puede variar dependiendo del tipo de madera y las condiciones de almacenamiento.

Es importante respetar el secado de la madera para que el agua que contiene baje al 20% y arda con facilidad. La cantidad de madera que necesitas para pasar el invierno depende del tamaño y localización de tu casa.

Hay quien prefiere las estufas que aceptan varios combustibles. Les da una opciones según la disponibilidad y el precio de cada uno.

El mantenimiento es imprescindible

Todas las estufas requieren un mantenimiento mínimo. Pero las de pellets son las más exigentes. Al tener un sistema interno tan complejo puede que tengas que limpiarlas todos los días y hacer una limpieza en profundidad un par de veces a la semana.

El mantenimiento es esencial. La mayoría de los fallos y averías vienen dados por un escaso mantenimiento de la estufa, por lo que te recomendamos que emplees un aspirador para aspirar las cenizas.

Aspiradores de ceniza

Recoger la ceniza de las estufas de madera suele acabar en desastre… Menos cuando se tiene un aspirador, que te lo hace mucho más fácil si abres el depósito de la ceniza cuando la estufa no esté caliente para que sea fácil de sacar todos los restos de material quemado.

La instalación

La mejor opción es pagar a un profesional. Pero, si eres un Juan Palomo y tú solito te lo quieres guisar, asegúrate de seguir minuciosamente las instrucciones de instalación que acompañan a la estufa. Una pieza mal colocada puede causar muchos problemas. Y estamos jugando con fuego. Literal. El manual de instrucciones se puede descargar del fabricante (por si tienes tendencia a perder las cosas).

Asegúrate de que tu estufa genere calor de forma eficiente y segura, sea fácil de mantener y no haya dado problemas de seguridad.

Guía de compra

Hay varias cosas a tener en cuenta antes de que decidas que estufa quieres. Con nuestros consejos acertarás seguro, así que no te los pierdas y toma buena nota.

Tendrás que hacer instalación extra

Los expertos recomiendan tener un extintor, un detector de humo y un monitor de dióxido de carbono para asegurarse de que la instalación y uso de tu estufa es seguro.

¿Hay mucha contaminación en tu zona?

Incluso las estufas menos contaminantes emiten demasiados gases. En ciertas zonas donde la contaminación es un serio problema pueden estar prohibidas o necesitar un permiso.

¿Tienes espacio?

Además de la estufa, tendrás que tener en cuenta todas las distancias de seguridad y la plataforma sobre la que debe estar instalada. Asegúrate de que te entra antes de comprarla.

Hay mascotas o niños

Las estufas de madera se calientan. Si tienes mascotas o niños esto puede ser un problema. Puedes enseñarles que eso no se toca, pero te llevará tiempo y una constante vigilancia al principio.

Si no quieres arriesgarte a tener un accidente, elige una de pellets. Sus partes exteriores no se calientan como para llegar a quemarte si las tocas.

Ten en cuenta cuánto calor necesitas

Las estufas de madera tienen un ciclo de calor. La mayoría de los fabricantes y distribuidores de madera te indicarán la temperatura máxima a la que puedes llegar, pero es solo un indicativo. Además, depende en gran medida de la calidad de la madera.

¿Qué tipo de calor buscas?

Si quieres un calor casi instantáneo y muy potente, elige una estufa hecha de placas de metal. Pero ten en cuenta que el calor irá disminuyendo a medida que se apaga el fuego. Si lo que quieres es un calor más gradual y duradero, busca una hecha de hierro fundido. O, mejor aún, de esteatita o mampostería. Estas retienen el calor durante más tiempo, haciendo que dure más.

Que el combustible sea fácil de conseguir

Hay zonas en las que un combustible abunda más que otro. Ten en cuenta esto a la hora de elegir tipo de estufa.

Termostato

Una gran característica de las estufas de pellet es que tengan un termostato y un mecanismo de autoignición. Así podrás mantener la casa caliente incluso aunque estés fuera. Eso sí, son más caras que las que no lo tienen al tener la característica de poderlas programar por horas, días o incluso semanalmente.

Ahora ya solo te queda un último paso: ¡comprar tu estufa ideal! Siente el calorcito de una chimenea gracias a las ofertas que te dejamos aquí, además de otros tipos de calor como el de las chimeneas eléctricas y las chimeneas de gel y etanol:

Chimeneas eléctricas

Chimeneas de gel y etanol

Última actualización el 2019-11-14