Sobrecolchón o topper
DescuentosDe.com

Sobrecolchón o topper

Sobrecolchón o topper

¿Qué es un sobrecolchón? Por si te lo estás preguntando, la palabra sobrecolchón existe. ¿Y para qué sirve? Un sobrecolchón o topper es una especie de colchoneta que se coloca encima de los colchones. Generalmente se usa para darle unos años más de vida a un colchón que empieza a estar viejo. Los hay de varios tipos: látex, espuma, visco, pluma o lana. No hay que confundir con un cubre colchón.

En esta guía haremos un repaso a las diferencias entre unos y otros sobrecolchones (y ya puestos también con los cubre colchones), te ayudaremos a elegir el que mejor se adapta a ti y te mostraremos una selección de productos al mejor precio. Pero, ya sabes, las ofertas no van a estar esperando a que te decidas. Si ves algo que te gusta, no lo pienses mucho. O puede que no vuelvas a encontrar unos precios tan bajos.

Como te vas convertir en un experto en sobrecolchones con los consejos y opiniones que te vamos a dar ya puedes elegir tu topper para colchón perfecto. Solo queda encontrar una buena oferta y comprobar que se ajuste a tus necesidades y cumpla con nuestra lista de imprescindibles. Nosotros te dejamos una lista con las mejores ofertas.

Sobrecolchón barato

Además de en Amazon, estos productos se venden en supermercados y grandes superficies especializados en ropa de cama y dormitorio como Carrefour, El Corte Inglés, Conforama, Lomonaco, Jysk y Lidl. Recuerda tener en cuenta las medidas. No es lo mismo una cama de 135×190, la más común, que una king size de 150×200 centímetros de ancho por largo. Busca y compara según las dimensiones de la cama.

¿Cubre colchón o sobrecolchón?

Acabas de descubrir que los sobrecolchones existen. Pero, ¿qué diferencia hay entre los sobrecolchones y los cubrecolchones?

Un cubrecolchón es como una sábana bajera que protege el colchón de manchas y líquidos. Los hay impermeables y antiácaros. Pero su función principal es proteger el colchón de la suciedad.

Los sobrecolchones, sin embargo, son una especie de colchoneta que se pone encima del colchón para hacer que este sea más cómodo, más rígido o más blando. Hay algunos cubrecolchones lo suficientemente grandes como para tapar el colchón y el sobrecolchón.

Tipos de sobrecolchón

Al igual que con los colchones, podemos encontrar sobrecolchones de diferentes materiales.

Viscoelástico

Sin duda el viscoelástico es el material más popular a la hora de elegir colchón. Los sobrecolchones de este material se suelen usar con el fin de aumentar la comodidad. Hay variedad en la densidad y en el grosor, como en las planchas de goma espuma.

Los más gruesos suelen tener un tacto más suave; mientras los más densos suelen ser más rígidos. Hay que tener en cuenta que el viscoelástico no es el material que mejor guarda el calor y, hay quién critica que es difícil moverse en él.

Muchos sobrecolchones huelen al comprarlos. Es conveniente airearlos durante un tiempo para que el olor desaparezca y no resulte incómodo.

Látex

El látex es bastante similar al viscoelástico. Puede estar hecho de goma natural, sintética o mezcla de ambas. También existe variedad en el grosor, aunque suelen ser bastante rígidos.

Te permite una mayor libertad de movimientos en comparación con el viscoelástico y retiene más calor.

El látex combina muy bien la rigidez y el soporte con la suavidad, lo que lo hace realmente cómodo. Es también una buena elección para los alérgicos. Es resistente a la humedad y al polvo. Sin embargo, hay que tener cuidado, el látex en sí mismo produce reacciones alérgicas en algunas personas. Aunque esto sea algo poco común, puede suceder.

Es sin duda el material más caro. Aunque en los últimos años los precios han bajado considerablemente debido a la gran competencia en el sector. Te dejamos aquí el sobrecolchón de latex más vendido y con mejores opiniones de los usuarios que ya lo han comprado:

De plumas

Son como cojines de plumas a lo grande. Hacen que el colchón sea más suave al tacto, pero no añaden sujeción ni rigidez.

Son mucho más transpirables que los anteriores, pero se deforman con gran facilidad bajo el peso. Es recomendable sacudirlos todos los días para devolverles su forma original.

Están hechos de materiales hipoalergénicos, aunque si eres sensible a las plumas, la lana o cualquier otro tipo de fibra similar, puede que no te resulte la opción más agradable.

¿Por qué deberías pensar en comprar un sobrecolchón?

La razón principal para comprar un sobrecolchón es la de añadir algunos años de vida a un colchón que empieza a pedir la jubilación. Podemos añadir un extra de sujeción, firmeza y comodidad a nuestro sueño. Eso sí, si tu colchón tiene problemas graves como zonas muy hundidas o muelles que se clavan en la espalda, ningún sobrecolchón te salvará de eso. Lo mejor será que compres un nuevo colchón.

Esa es la principal razón, pero no la única. También podemos añadir un topper a un colchón nuevo. Si acabas de comprar un colchón y tras unos meses te das cuenta de que la firmeza, el tacto o la sujeción no es la que te esperabas, puedes comprar un topper para corregir esas cosillas. También puede solucionar muchas discusiones de pareja sobre la firmeza del colchón. Añade un sobrecolchón en solo un lado de la cama.

Cómo elegir el mejor sobrecolchón

Hay tres cosas fundamentales a tener en cuenta.

– El objetivo principal entre los topper para colchones es aumentar la comodidad de tu colchón. Así que, a la hora de elegir, deberías fijarte en si proporciona una buena sujeción y firmeza.

– También es importante fijarse en si retiene bien el calor corporal o no.

– El tercer factor a tener en cuenta es la durabilidad. No queremos un topper que a los tres días se vuelva incómodo. Hay que tener en cuenta que algunos materiales requieren más mantenimiento que otros.

Guía de compra

Antes de lanzarte a la primera oferta que veas, tienes que valorar que necesidades quieres cubrir con tu sobrecolchón y que características debe tener uno bueno. Con nuestra guía de compra serás capaz de cazar los mejores toppers sin esfuerzo.

¿Por qué quieres comprar un topper?

Si lo que buscas es menos firmeza en un colchón muy duro, elige un sobrecolchón grueso, pero blando.
Si lo que quieres es aliviar algún dolor, busca uno que sea firme y denso. Como uno de visco o de látex.

Si tu pareja y tu no os ponéis de acuerdo en la firmeza del colchón, tenéis la opción de comprar un topper y tener una cama con dos texturas. Pero, cuidado, si tenéis una cama con una medida poco habitual, es posible que no podáis encontrar uno que se ajuste a la medida exacta de la mitad de la cama. Si tenéis que cortar el sobrecolchón para que ajuste, lo mejor es elegir uno de visco.

Los sobrecolchones, al igual que los colchones vienen en diferentes medidas. Algunas son más sencillas de encontrar que otras. En Amazon puedes encontrar una gran variedad de medidas. Desde 80x180x15 cm a 200x200x15 cm.

¿Qué firmeza buscas?

Los sobrecolchones de viscoelástico y látex ofrecen varios niveles de firmeza. Sin embargo, los de lana, plumas u otro tipo de fibras no soportan el peso de un cuerpo dormido, por lo que no aportan firmeza al colchón.

¿Tienes alergia a algo?

Sobra decir que, si eres alérgico al látex o las plumas, deberás evitar este tipo de materiales. Si eres alérgico al polvo, una opción a considerar serían los toppers de látex. Suelen repeler el polvo, lo que evita que se acumule en nuestro colchón.

¿Te molestan los olores?

Este punto quizá es el menos importante a tener en cuenta. Pero, recién comprados, los sobrecolchones de látex y viscoelástico suelen oler durante varios días. Si los aireas antes de usarlos el olor será menos intenso, pero, aun así no desaparecerá del todo hasta varios usos después. Algunos usuarios se quejan del olor hasta meses después.

¿Pasas mucho calor por la noche?

Los toppers de látex y viscoelástico retienen muy bien el calor. Si eres de los que se quejan de calor por las noches, quizá quieras evitarlos.

Por otro lado, los de lana dan calor en invierno, pero lo quitan en verano.

¿Te mueves mucho cuando duermes?

Es más difícil moverse con un sobrecolchón de viscoelástico. Mantienen la forma de un cuerpo dormido y puede resultar complicado cambiar de postura. Son una buena opción si te mueves demasiado y no dejas dormir a la persona que tienes al lado.

Si quieres poder moverte con total libertad, una buena opción serían los de látex.

Sábanas y cubrecolchones

A la hora de comprar un topper, has de tener en cuenta si necesitarás cambiar de sábanas o no. Piensa que estás añadiendo grosor extra a tu colchón. Si tus sábanas quedan justas, lo más probable es que tengas que comprar unas un poco más grandes.

En cuanto al cubrecolchón, ocurre lo mismo. Quizá necesites cambiarlo. Y ya de hacerlo, piensa si quieres uno impermeable e hipoalergénico. Un cubrecolchón impermeable alargará la vida tanto de tu colchón como de tu topper.

La superficie tiene que ser suave

Si puedes notar las costuras o hay plumas asomando, ten por seguro que no podrás descansar bien. Es importante que la superficie sea regular y suave.

Un mantenimiento mínimo

Un buen topper tiene que ser fácil de mantener y de cuidar. Que se le pueda quitar la funda y se lave fácilmente en la lavadora, son cosas a tener en cuenta.

Que no se deforme

Los sobrecolchones de peor calidad pueden perder la forma en seguida. La superficie se vuelve irregular, les salen bultos y se vuelven incómodos para dormir.

Antiescaras

Existen sobrecolchones recomendados por la ortomedicina indicados para usar por personas de movilidad reducida y que pasan mucho tiempo en la cama, generalmente la mayor parte del día o incluso todo el día debido a que no se pueden mover. Al igual que los colchones antiescaras, este sobrecolchón es de aire y evita las úlceras por presión en el cuerpo.

Cubre colchones

Los de la marca Pikolin tienen una gran relación calidad precio. Te dejamos una selección para que elijas:

Última actualización el 2019-11-14